Connect with us

Published

on

Por: Roberto POLO | El Piñero

Jalapa de Díaz,  Oaxaca.- Un “ejército” de médicos tradicionales fue alistado por el alcalde Jesús E. García Velázquez para frenar la propagación de la COVID-19 en Jalapa de Díaz, un municipio de la etnia mazateca ubicado en la región de la Cuenca del Papaloapan que aún no cuenta con un hospital y que carece del auxilio de los servicios de salud.

Clemente Calixto Martínez, médico tradicional con más de tres décadas de experiencia, es el encargado de dirigir las actividades, la mayoría de ellas, encaminadas en atender a la población más vulnerable de ese territorio mazateco que, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), tiene poco más de 27 mil habitantes.

Para Clemente, organizar a 25 médicos tradicionales no ha sido tarea fácil, sin embargo, el respaldo del gobierno que encabeza Jesús García ha sido fundamental para comandar una de las misiones más importantes para su gremio en la actualidad: salvar a la población frente a una pandemia que, a nivel mundial, ha dejado más de 460 mil personas muertas.

Recordó que previo a la consolidación de su gremio hubo alcaldes que lo engañaron e incluso lo rechazaron, no obstante, cuenta que nunca perdió la esperanza en alguien que se interesara en su pueblo, toda vez que urgía organizar a los médicos tradicionales para ayudar a la gente en virtud de que la construcción del hospital no avanzaba.

Precisó que esa persona fue el extinto presidente Arturo García Velázquez, quien desde que asumió el poder hizo una extensa convocatoria de médicos tradicionales para sumarlos a una cruzada a favor de la salud, convirtiéndose en el primer alcalde en mostrar plena asistencia a la vida de su pueblo.

Gracias a esa convocatoria y al cumplimiento de la palabra de Arturo García, Don Clemente refiere que lograron consolidar un proyecto que daría vida a la constitución de la primera clínica de médicos tradicionales, misma que se gestó para reforzar el auxilio a la población.

Añadió que este anhelado proyecto les fue confirmado el día 22 de diciembre del 2019, un día antes de que el edil Arturo García perdiera la vida, pero que antes de morir, ya les había otorgado el espacio que albergaría la clínica-farmacia en donde pudieran atender a la gente.

Ahora, ya con una clínica y la materia prima básica pueden, incluso, producir en cápsulas tratamientos que abonen a la salud y hoy, sobre todo, que refuercen el sistema inmune para enfrentar al COVID-19.

Estableció que ahora Jesús García le ha dado continuidad al proyecto y se ha mantenido cerca de ellos para llevar a cabo acciones que refuercen, tanto las medidas sanitarias, como la atención puntual a la población que requiera de sus servicios. Y agregó que en el marco de esta pandemia han estado produciendo champús, jabones y gel anti bacterial para llevar, de manera gratuita, a las comunidades.

Por su parte el profesor Luis Santiago Mejía señaló que buscarán los medios para divulgar sus acciones como médicos tradicionales y adelantó que llevarán a cabo talleres en los diferentes espacios educativos para ir formando a jóvenes con conocimiento herbolario.

Asimismo refrendó su total solidaridad al gobierno de Jalapa de Díaz y precisó que en la actualidad su propósito es sumarse para ayudar a la gente frente a la pandemia.

En medio de su recurrente auxilio social, el médico tradicional Pedro Calixto alzó la voz a favor de su gremio a fin de buscar alguna beca que les ayude a amortiguar su economía, pues ellos, dice, también tienen la obligación de llevar el pan a su casa.

Hasta el día 20 de junio, Jalapa de Díaz registraba diez casos confirmados y dos defunciones a causa de la COVID-19. Y su hospital, una grosera herencia del exgobernador Ulises Ruiz Ortiz, se mantiene abandonado y en espera de que sea rescatado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien había prometido concluirlo en su primer año de gobierno.

Comentarios

Comentarios

Continue Reading

ESPECIALES

“Chicozapote”, el panteón de “los amarres amorosos” en la Cuenca del Papaloapan

Published

on

• Tangas, calzones, boxers y todo tipo de prendas íntimas de dama y caballero que buscaron “hechicería” para “amarrar” a una pareja.

• Algunos contenían semen y otros menstruación.

Carlos Abad/El Piñero

Enclavado a orillas de la carretera federal número 175, en los límites del Estado de Oaxaca, se ubica el panteón de la comunidad de “Chico Zapote”, perteneciente a la congregación de San Antonio Texas, que a su vez es jurisdicción del municipio de Cosamaloapan, Veracruz; aquí el equipo del “Piñero, periodismo y debate” encontró decenas de botellas que contenían un líquido sin identificar, adentro cartas amorosas y fotografías del ser amado, mientras que por fuera tenía amarrados con listones negros y rojos: tangas, pantimedias, calzones de encaje, pantaletas, “cacheteros”, boxers de hombre, calcetines, pañuelos y muchas prendas íntimas de todo tipo de estilos.

Pudimos constatar veladoras con oraciones dedicadas a la “Santa muerte”, y en busca de una explicación nos dimos a la tarea de buscar a Doña Pily, amplia conocedora del tema en Tuxtepec “son amarres, cuando el hombre te lleva el calzón de una dama, es porque quiere tenerla para él, que no tengas ojos más que para él; y cuando la mujer va con un boxer también lo quiere nada más para ella” dijo la vidente.

¿PARA QUE EL “AMARRE” FUNCIONE, TIENEN QUE SER PRENDAS ÍNTIMAS NUEVAS?

“No, deben ser usadas, se necesita calor y olor de la persona… Puede ser con menstruación, semen o simplemente sucia, limpia no te va a servir para nada” externó Doña Pily.

¿HABER ENCONTRADO LAS PRENDAS SEMI ENTERRADAS EN UN PANTEÓN, ASÍ ES COMO SE DEBIÓ DE HACER EL RITUAL DE AMARRE?

“No es correcto de que se vaya a dejar un frasco al panteón, definitivamente no”.

¿ENTONCES COMO DEBIÓ SER EL PROCESO DE AMARRE DE UNA PAREJA?

“Puedes enterrarlas en una maceta en tu casa, porque se supone que si tú no quieres que la mujer se vaya, la tienes que tener enterrada en tu casa en un frasco, o en el caso del hombre también, si tú no quieres que la mujer se vaya, si tú curandero te dice mete el calzón de tu vieja en un frasco y entierrala así” sostuvo.

Es por eso que bautizamos a “Chicozapote” como el panteón de los “amarres amorosos” en la región de la Cuenca del Papaloapan; pero habrá también quien no crea en la hechicería para mantener viva la llama de la pasión y mantener por siempre a tu lado al ser que amas, es por eso que en Tuxtepec fuimos al consultorio de doña Mari, conocida curandera de “magia blanca” en el sureste primera etapa:

“Dependiendo de credos, ahí había amarres de hombres a mujeres y de mujeres a hombres, yo siento que lo negro el color lo dice es algo malo y lo rojo es para atraer a la persona, pero gracias a Dios acá todos se hace en bien y no en mal de la persona, por qué se dice que todo lo que tú haces se te devuelve 70 veces 7, pues yo no le encuentro sentido a esa situación ya que solamente es una prenda interior sucia y siento que no funciona el trabajo así” explicó la Santera y/o curandera.

Agregó qué “para atraer a una persona no se trata de hacer eso, las cosas son con hechos, a la persona se le atrae por medio de tratar bien, los hechos son los que hablan”.

Comentarios

Comentarios

Continue Reading

ESPECIALES

Cujuliapan, un infiernito con historias bárbaras e impunes; consternan desapariciones y caso de tortura

Published

on

Por: Roberto POLO │Alberto Carmona │ESPECIALES

Cujuliapan es uno de esos pueblos del sur de Veracruz que se conoce por su alta marginación y por haberse convertido en tierra fértil para la violencia. En los últimos meses, la población ha sido testigo silencioso de casos bárbaros que han roto su tranquilidad.

Cujuliapan es la localidad más poblada de José Azueta, un municipio del estado de Veracruz, asentado en la amplia región de la Cuenca del Papaloapan. Su población no rebasa los 850 habitantes y de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) apenas el 31,47% de la población mayor de 12 años está ocupada laboralmente.

Para los residentes, escuchar sobre civiles armados, operativos policíacos y escenarios que exhiban pólvora, sangre y sufrimiento ha sido tan constante que convirtió su territorio en una pesadilla social y en un lugar donde la paz y tranquilidad desaparecieron.

Apenas en marzo del presente año 2020, se enteraron de que a unos cuatro kilómetros de Cujuliapan, en el rancho Monte Rico, las fuerzas de seguridad descubrieron un campamento donde, presuntamente, un grupo de la delincuencia organizada operaba para realizar actividades ilícitas. Es una finca donde se encontró una pareja de leones, cinco venados, una avestruz, dos cerdos pequeños, un pavo real y un estanque con tortugas y cocodrilos; además de 20 habitaciones y un sitio acondicionado para hacer ejercicio.

Dos meses antes, en enero, Cujuliapan fue blanco noticioso luego de que las autoridades reportaran que habitantes del lugar fueron sorprendidos robando y destazando reses de un camión que las transportaba y que chocó en contra de un tráiler en que viajaba un centenar de migrantes indocumentados.

En septiembre del 2019, en Vicente Guerrero, comunidad conocida como “El Aguacate”, colindante con Cujuliapan, elementos de la Guardia Nacional fueron retenidos por los pobladores del lugar luego de que irrumpieran en un domicilio para confiscar productos presuntamente robados.

Las fuerzas federales acusaron a los habitantes de resguardar mercancía presuntamente robada y estos, en respuesta, argumentaron que se trataban de productos para la realización de una fiesta popular.

Esta situación se salió de control luego de que los residentes, con airados reclamos y a punta de pedradas, corrieran del sitio a los elementos de la Guardia Nacional, quienes optaron por regresar las cosas que habían confiscado y salir de la población.

El 24 de febrero del 2019, Jorge Hernández González, de aproximadamente 40 años de edad y de oficio cortador de caña, fue localizado sin vida en la comunidad de Cujuliapan, luego de que sostuviera una fuerte discusión presuntamente con elementos de SEDENA, así lo afirmaron vecinos del hoy finado.

Un año antes, en marzo del 2018, el subdelegado de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Juan Rodríguez Clara, Gregorio Agustín Cruz, fue asesinado a balazos durante una emboscada en el camino de terracería que conecta a Cujuliapan con Tesechoacán.

En aquella ocasión, la SSP desplegó un operativo y fue localizada una camioneta Toyota tipo Tacoma color negro con placas SJ-71650 con placas del estado de Puebla que, presuntamente, ocuparían los responsables del crimen.

CONSTERNAN DESAPARICIONES Y CASO DE TORTURA
En la actualidad, en Cujuliapan, tres desapariciones y un caso de tortura han consternado a la población. Y es que en las últimas semanas, Josmar Alor Borja, Fredy Azamar Alfonso e Himer Domínguez Rodríguez desaparecieron sin dejar rastro. Mientras que la señora Hilda Condado narró haber sido torturada, presuntamente, por elementos de la Fuerza Civil.

Josmar Alor Borja, de 23 años de edad, desapareció el pasado tres de mayo. Y según su familia, su desaparición podría ser atribuida a personal de la Fuerza Civil, aunque no existen pruebas que así lo demuestren.

Lucero Rodríguez, esposa de Josmar, dice que él no se metía con nadie y que se dedicaba por completo a las labores del campo y a su familia.

En tanto Geovany Alor, hermano de Josmar, precisa que éste desapareció cuando se dirigía a comprar cerillos para quemar basura del terreno que acababan de limpiar. Aquel día –dice- pasó una patrulla de la Fuerza Civil y desde ese entonces, perdió todo rastro de él.

Por tal situación, ya denunciaron el caso ante la Fiscalía General del Estado (FGE), sin embargo no han tenido respuestas favorables.

Fredy Azamar Alfonso es otro caso más que suma ante estas alertas por desaparición.

De acuerdo a información de su familia, éste desapareció extrañamente en el mes de mayo en la vecina población de Curazao, sin que hasta el momento se tenga información de su paradero.

Fredy fue director de Protección Civil en la administración municipal 2012 -2014 y era hermano del regidor segundo de la actual administración, Alberto Azarmar Alfonso.

Versiones de amigos de Fredy, refieren que tenía la aspiración de postularse como aspirante a la presidencia municipal de José Azueta.

Con la misma suerte corrió Himer Domínguez Rodríguez, quien fue intervenido, presuntamente, por elementos de la Fuerza Civil, quienes lo habrían sacado de su vivienda, ubicada en Tesechoacán, durante la madrugada del seis de mayo.

Cabe señalar que el convoy que llegó a su casa le destrozó la chapa de su puerta para poderlo sacar de su domicilio, además de sustraer aparatos electrodomésticos y ponchar las llantas de una camioneta Ford Expedición color roja que se encontraba estacionada, propiedad de Himer.

HILDA ACUSA TORTURA
Hilda Condado García, originaria de Cujuliapan, dijo que un viernes del mes de mayo, alrededor de las 18:00 horas, la Fuerza Civil la levantó en la calle cuando caminaba acompañada de su hijo de seis años de edad.

Precisa que ese día la amenazaron con matar a su hijo si no cooperaba. Y recuerda que ante tal situación su hijo salió huyendo, mientras ella era subida una de las patrullas.

“Mi niño sale huyendo, llorando. Fueron cuatro patrullas, entre ellas de la Fuerza Civil 3532 y de la Estatal 8880 con elementos de la Fuerza Civil”.

“Hacia las afueras, por un cañal, me metieron bolsas en la cabeza, me estaban asfixiando, me tiraron. Me cortaron el cabello. Me llevaron para Vicente Guerrero (…) se metieron a una casas…Y uno de la Fuerza Civil me decía como me mataría… si con el cuchillo, una sierra, un pico.

Esposada y con las visibles marcas en los brazos, Hilda dice que los policías la grabaron. “Me tomaron un video antes de soltarme, me preguntaron mi nombre, mi apodo, me dijeron que dijera que trabajaba para los piña, me dijeron que dijera nombres”, contó.

Hilda, quien dice ser ama de casa y trabajar en el campo, pide que el gobernador tome cartas en el asunto, pues los oficiales no solo la torturaron sino que también allanaron su domicilio de donde le robaron diversos artículos y dos mil pesos que ocuparía para poner un negocio.

Precisa que ante esa situación ya puso su denuncia ante la Fiscalía de Playa Vicente, pues teme por su vida y la de sus tres hijos.

En estos casos, aunque la Fuerza Civil es acusada de cometer estos hechos, hasta el momento no hay evidencia que lo determine. No obstante, los residentes de José Azueta exigen al Gobierno del Estado se detengan los presuntos abusos en que habrían incurrido los elementos de esa corporación de seguridad.

Comentarios

Comentarios

Continue Reading

ESPECIALES

Jacatepec: los otros abandonados

Published

on

Por: Roberto POLO | Misión Especial de El Piñero

Jacatepec, Oaxaca.- En San Martín, comunidad que pertenece al municipio de Santa María Jacatepec, ubicado en la región de la Cuenca del Papaloapan, hay pobladores que se mantienen invisibles ante los ojos de las autoridades pese haber sido víctimas de un desastre natural, ocurrido el pasado 17 de mayo.

Una semana después de la tormenta que colapsó carreteras, tiró árboles y varios techos de viviendas humildes, ninguna autoridad se ha hecho presente para auxiliar a las familias damnificadas, muchas de ellas quedando desamparadas y amén de la suerte.

Fue en San Martín, una población que no rebasa los 400 habitantes cuya mayoría se dedica a las labores del campo, donde al menos unas diez viviendas resultaron afectadas con las pérdidas de sus techos, principalmente.

Para María Magdalena Jacobo, esta tormenta liquidó su negocio de comida, pues su cocina se quedó devastada, sin puerta y techo. Ella, discapacitada desde niña, se dedica a la venta de tamales y guisados propios de la región que vende a pie de la carretera que une a Tuxtepec con Oaxaca Capital.

Desafortunadamente, los estragos le pegaron de manera directa a su economía, pues sin cocina y un lugar adecuado para guisar, no ha podido trabajar.

Refiere que hasta el momento ni el presidente municipal ni otra instancia han acudido a conocer los daños que provocó la tormenta y que hoy la tiene sujeta a la suerte, tratando de conseguir manos solidarias que la ayuden a colocar nuevamente su techo.

Actualmente, María vive con su mamá, mayor de edad, y su hija de nueve años, con quienes se apoya para salir adelante pese a las adversas circunstancias.

SOLO LLEGARON A TOMAR FOTOS; EL PRESIDENTE SE ESCONDIÓ

El caso de Victoria Juárez no es diferente al de María, el día que cayó la tormenta ella se encontraba al interior de su casa cuando, de manera repentina, los fuertes vientos le arrancaron su techo de lámina.

Victoria es viuda, es el soporte de su hogar y quien trabaja en el campo donde gana cien pesos diarios para amortiguar la vida. Hoy que se quedó sin techo ni lugar para vivir, pide el auxilio de la población para poder comprar láminas que cubran su hogar.

Frente a esta situación acusó al presidente municipal Víctor Raúl Hernández de no atender a su pueblo, máxime cuando un desastre natural causó estragos que los dejó sin hogar y a la deriva.

Recuerda que horas después de la tormenta, al lugar arribaron policías quienes solo se limitaron a tomar fotos de los daños, se fueron y ya no regresaron.

Por su parte, vecinos de la zona condenaron la indolencia del gobierno municipal cuyo presidente hizo oídos sordos al desastre al no llegar ni siquiera a conocer el saldo negativo de la ofensiva natural que tiene a las familias de San Martín pidiendo ayuda para poder salir adelante.

Comentarios

Comentarios

Continue Reading

Populares