Connect with us

El señor de las malvas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

El Piñero

Redacción El Piñero | Información: Moisés Castro, Texto y voz: Carolina Mejía

El proceso de cortar, secar y atar las malvas para usarlas como escobas con las cuales poder barrer el patio de las casas, es ya una actividad que ha venido a menos cuando antes era común, incluso, fabricar las propias escobas; y aunque pocos, todavía hay casos de campesinos como el señor Jesús Martínez Franco dedicados a tal labor como una forma de ganarse la vida, en este municipio cuenqueño.

Y es que practicar el proceso que implica generar las escobas de malva y luego venderlas a pie por las calles no es asunto sencillo, y para don Jesús Martínez, de 79 años, es una labor común que no deja de ser cansada.

Primero se cortan las matas de malva y se ponen a orear o secar durante un día, luego se juntan en tantos y se amarran, al otro día las salgo a vender, así, colgadas en una o dos palancas con unas 8 o 10 porque es mucha carga, detalló don Jesús.

Cada ramo de malva actualmente las vende en 20 pesos pues es temporada escasa, y una escoba dura en uso alrededor de 20 días. A veces también vende palancas, dice, y con varios años dedicado a esto, ya tiene a sus propios clientes.

Así, don Jesús se traslada cada tres días desde su casa ubicada en Santa Catarina hasta el centro de la ciudad de Tuxtepec para vender en las principales zonas: camina por la calle Matamoros, avenida Carranza, calle Hidalgo y avenida Roberto Colorado. Con esto el señor de las malvas logra sacar un ingreso extra para su familia.

Comentarios

Comentarios

Comentarios

Entradas Relacionadas