Connect with us

México perdió 14 mil millones por el contrato Calderón-EPN con Odebrecht. AMLO exhibe cifras

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email

El Piñero

El mandatario mexicano dio a conocer hoy que Petróleos Mexicanos (Pemex) llegó a un acuerdo con la empresa Odebrecht, así como con su filial Braskem-Idesa, con el que el Gobierno de México espera obtener un ahorro de 13 mil 749 millones de pesos.

Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 3 de marzo (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador exhibió esta mañana las pérdidas que provocó a Petróleos Mexicanos (Pemex), en sólo cuatro años, un contrato con Odebrecht que heredó el país de los mandatos de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

A través de una subsidiaria, Odebrecht, considerada una de las empresas más corruptas y corruptoras mundo, provocó un quebranto total de 667 millones de dólares, equivalentes a 13 mil 749 millones de pesos, sólo entre 2016 y 2020.

El conferencia de prensa de esta mañana desde Palacio Nacional, el director de la petrolera informó que se tenía “un suministro obligatorio de 66 mil barriles diarios de gas etano por 20 años con prórrogas hasta de 15 años adicionales”.

Respecto al contrato con la filial de la empresa brasileña, Braskem, Octavio Romero Oropeza precisó que Pemex no tenía el volumen requerido por el contrato, porque la empresa también requiere el combustible para sus propias plantas de etileno. Con este panorama, “estábamos en el peor de los mundos, porque no podíamos surtir las plantas de Pemex, ni podíamos cumplir con el acuerdo de ese contrato”, afirmó.

“Por cada barril no suministrado debajo de los 66 mil barriles, Pemex debía pagar 200 por ciento de penalización, en cambio la empresa Odebrecht-Braskem sólo el 30 por ciento”, indicó Romero Oropeza.
Pemex pagaba siete veces más por cada incumplimiento.

El contrato desigual, expuso el funcionario, requería que en caso de incumplimiento, Pemex pagara penalizaciones iguales al valor del negocio en marcha, que hasta la firma del nuevo convenio, ascendió a cinco mil 200 millones de dólares.

El volumen de gas etano que Pemex suministró por el contrato creció entre 2017 y 2019. En 2016, fue de 685 mil 025 toneladas por año, con un precio de contrato de 149.71 dólares por tonelada, por encima de los 109.34 que era el valor real. La pérdida por esta diferencia, asumida por Pemex, fue de 28 millones de dólares anuales.

Estudio: la energía renovable mundial se pagaría por sí misma

Pero también requirió gastos de logística, como el transporte, que tuvo un costo, en 2016, de 11 millones de dólares anuales. Aunque se cumplió con esta parte del trato, Pemex debió pagarle a Braskem una penalidad neta de siete millones de dólares anuales, con lo que el negocio, el primer año de ejecución, le costó a la petrolera estatal 46 millones de dólares.

En 2017, el volumen suministrado aumentó casi 42 por ciento, hasta un millón 178 mil 933 toneladas por año. La pérdida por diferencia de precios ascendió a 65 millones de dólares (mdd) anuales, con un costo de transportación de 26 millones de dólares en el mismo periodo.

Mientras que en el segundo año del contrato, las penalidades para Pemex crecieron hasta los 47 millones de dólares. El contrato le costó a la empresa productiva en el segundo año 138 millones de dólares anuales.

Al año siguiente, Pemex disminuyó el suministro a 997 mil 158 toneladas anuales de gas etano. El costo por cada tonelada llegaba en el mercado a 167.67 dólares, pero la petrolera estatal pagó 238.67 dólares. Con esto en 2018, el último del Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto, el contrato le costó a Pemex 196 millones de dólares.

En 2019, el primero de la Administración de López Obrador, se suministró un millón 002 mil 586 toneladas con una pérdida anual de 49 millones de dólares, pero con un costo en el periodo de 160 millones de dólares, 36 millones de dólares menos que el año anterior, pese a que se entregó más cantidad de combustible.

En el 2020, se suministraron 882 mil 349 toneladas de combustible, por ello, la pérdida ese año fue de 36 millones de dólares, con un costo total de 128 millones de dólares. Por otra parte, las pérdidas totales por diferencia de precios para Pemex, por el contrato con Braskem, suman 248 millones de dólares (cinco mil 112 millones de pesos) anuales entre 2016 y 2020.

El costo total para Pemex de este contrato con Braskem-Idesa fue de 667 millones de dólares en los cinco años de contrato, equivalentes a 13 mil 749 millones de pesos.

Oropeza aseguró que los montos de penalización incurridos entre 2019 y 2020, 147 mil millones de dólares, o tres mil 030 millones de pesos, que no se cubrirán, debido a las órdenes del Presidente López Obrador, que llamó a no pagar penalidades por el “contrato leonino”.

Pemex buscó renovar el contrato desde el inicio de la Administración de López Obrador, sin embargo, no se logró. Cenagas determinó no volver a firmarlo, por lo que se establecieron mesas de trabajo con la empresa.

EL NUEVO ACUERDO CON BRASKEM

El contrato de 2010 estableció un suministro obligatorio de 66 mil barriles diario en un plazo de 20 años. Con la evolución del trabajo entre la administración de López Obrador y la filial de la brasileña, se determinó un suministro obligatorio de 30 mil barriles diarios en un periodo de tres años.

En 2010, las prórrogas por 15 años adicionales con “obligación de suministro” de 66 mil barriles diarios de común acuerdo. En el nuevo contrato se estableció que desde 2024 Pemex no tiene obligación de suministro.

El nuevo contrato establece:

– El Primer Derecho de Preferencia a Braskem-Idesa del gas etano que Pemex no utilice para sus procesos.

– Pemex aceptó colaborar para que Braskem-Idesa invierta en una terminal de importación de gas etano.

El contrato de 2010 establecía que:

– El precio del gas etano se debía establecer 30 por ciento por debajo de la referencia internacional.

– El costo de transporte del gas, de origen nacional o importado, corría a cargo de Pemex.

Las bases del Memorando de Entendimiento para el proceso de 2021 a 2024 establecieron que:

– El precio de referencia internacional será el costo del 100 por ciento del gas etano que se entregue.

– El costo del transporte del combustible correrá a cuenta de Braskem-Idesa.

AMLO NO OLVIDA LOS SOBORNOS

Después de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador revelara que Pemex llegó a un acuerdo con la empresa Odebrecht, así como con su filial Braskem-Idesa, recordó que “es famosa porque sobornaba en países y llevó a la cárcel, para decirlo amablemente, esas irregularidades, a presidentes de naciones y a funcionarios del más alto nivel”.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario, añadió que en el caso de México, esta empresa también entregó sobornos, por lo que es parte de las investigaciones que tiene la Fiscalía General de la República (FGR) con el propósito de “no permitir la corrupción, la impunidad y procurar recuperar todo lo que se pueda, que se repare el daño”.

De acuerdo con López Obrador, por ese motivo es que se han revisado contratos que se hicieron, “que consideramos ‘leoninos’, que se firmaron para que particulares, nacionales y extranjeros, hicieran jugosos negocios al amparo del poder público, a costa del presupuesto que es dinero del pueblo”.

“Nos robaban a todos los mexicanos. Nada más que hay algunos que todavía no se quieren dar cuenta. Hay que avisarles. Hay que mandarles telegramas. Ahora correos electrónicos. Se está también optando por llegar a arreglos, a acuerdos, siempre y cuando sean benéficos para la Hacienda Pública y no irnos a tribunales”, señaló.

Desde Palacio Nacional, el Jefe del Ejecutivo federal destacó que “en estos casos hay la práctica de ir a tribunales internacionales y eso lleva mucho tiempo y no sabemos si en esos tribunales internacionales se actúa con rectitud”.

De este modo, explicó, fue que se optó por hablar con todas estas empresas para decirles que “hubo un tiempo en que les permitieron cometer atrocidades, abusos, actos de corrupción, eran los tiempos del soborno, del moche, ya eso terminó”.

“En ese tiempo firmaste un acuerdo con el Gobierno, ‘leonino’; es decir, perjudicial para el pueblo de México y lucrativo para tu empresa. No se puede llamar ni siquiera negocio. No se trata de una ganancia razonable, sino de una apropiación indebida del presupuesto. Hay que castigar a quien te permitió que hicieras eso y lo estamos haciendo y hay denuncias y la Fiscalía va a resolver, pero al mismo tiempo vamos a llegar a acuerdos. Repara el daño y puedes seguir con tu empresa en condiciones de justicia y de legalidad. Eso es lo que se hizo en el caso de una planta de Odebrecht que produce polietileno en Veracruz”, contó.

Comentarios

Comentarios

Comentarios

Entradas Relacionadas