Conéctate con nosotros

Publicado

el

Yolanda Portugal |El Piñero

Loma Bonita, Oaxaca.- El Piñero Periodismo y Debate les presenta el proceso para hacer unos deliciosos tamales de elote y bollitos, un símbolo de la comida Lomabonitense.

Loma Bonita cuenta con  las bondades de sus tierras, donde las milpas crecen y nos dan el grano más importante para la gastronomía mexicana, el maíz, el cual en su multifacético uso sirve para la creación de estos exquisitos tamales.

El primer paso es cortar  o comprar los elotes, en un punto intermedio entre estar tiernos y macizos, posteriormente con un cuchillo bien afilado se le quita el ‘rabo’ y así lograr comenzar a sacar la hoja, la cual será utilizada en el proceso de envolver que casi es al final.

Se sacan las hojas que estén más grandes, se colocan en las rodillas y ahí se empatan con otra para obtener la forma adecuada para la envoltura.

Las hojas que están más cerca de los granos de maíz ya no funcionan ya que están delgadas  y pequeñas pero sin embargo se deben retirar para así dejar limpio el elote, tanto de hoja como de los cabellos.

Se procede al raspado, para poder separar los granos del ‘olote’, y así estar más cerca de los ricos tamales.

Tras el desgranado, algunas familias, agregan panela/piloncillo para que se vaya creando la sazón,

Se llega, tal vez, al  momento más pesado de la receta, moler los granos, en el presente, existen diferentes opciones para realizar la molienda, recordemos que los habitantes de Mesoamérica utilizaban el metate, al paso de los años  se crearon los molinos de mesa, los molinos de motor, en esta ocasión,  se optó por la utilización de dos molinos de mesa, los cuales reciben la energía de los brazos de las personas.

El molino se arma y se coloca en una mesa o superficie suficientemente sólida para soportar la molienda, así mismo en el suelo se coloca un recipiente que  recibirá el líquido que saldrá de la trituración del grado y que también es usado en la preparación final.

Es importante saber que el molino debe estar a la presión exacta, sino la masa saldrá demasiado entera y no funcionara.

Durante la molienda la familia coloca olotes en los recipientes y así evitar que se amargue, un conocimiento de la cocina que se hereda de generación en generación.

Al terminar la molienda comienza la preparación, donde la receta varia por gusto y por familias,  en esta ocasión fue utilizado, aceite /manteca, sal, azúcar, leche condensada, mantequilla, y la ‘leche’ de los granos; otras familias añaden nata o leche en polvo para lograr una mejor consistencia, todo se bate por varios minutos hasta obtener una uniformidad y pasar  a envolverlos.

A la par de la preparación de la masa se  hace el ‘chile’, una salsa de chiles secos sazonada con ajo y cebolla, que será posteriormente molida,  el tamal lleva carne hervida de su preferencia, tradicionalmente podemos decir que se usa cerdo pero hay variaciones con pollo.

Para preparar los tamales se coloca sobre las hojas del elote,  una medida  de masa, la carne, salsa y una rama de epazote para exaltar los sabores, y son amarrados con una ‘pita’, los tamales que son hechos para la venta alcanza casi  los  250 gramos y un precio de entre 30 y 40 pesos.

Los bollitos solo llevan la masa, por lo que su sabor final será más dulce. Algunos hogares pueden añadir pasas o nueces, para obtener otro tipo de sabores y las hojas solo se doblan.

Tras la envoltura se pasa al acomodo en una vaporera, antes, se usaban ollas, donde se realizaba una cama con palitos, hoy la vaporera hace más rápido el acomodo, y como es sabido van cocidos al vapor y en su mayoría a la leña.

La cocción varía dependiendo el número de tamales y bollitos que se preparen.

Un agradecimiento a la familia Laureano Pérez por dejar grabar el proceso, donde se utilizó 317 elotes.

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

ESPECIALES

Taxistas piden a los 3 niveles de gobierno, que activen un almacén con víveres para apoyar a quienes “van al día” ante emergencia del COVID-19

Publicado

el

  • Coronavirus, crisis del negocio de “los 4 letras”; patrones no reducen la cuenta, pese a ausencia de gente en las calles.

Carlos Abad/El Piñero

Más de mil 100 chóferes en Tuxtepec, que manejan poco más de 500 taxis en dos turnos, padecen desde hace una semana la crisis económica derivada de la emergencia sanitaria para contener el COVID-19; ellos gastan en promedio 300 pesos para completar la cuenta, más 250 de gasolina y le sumamos 30 pesos de la lavada del vehículo, es decir que deben obtener 580 pesos por cada turno de 12 horas, y de ahí para arriba todo es ganancia para ellos; sin embargo no cuentan con seguro social, lo que implica que de los pocos ingresos obtenidos gasten en médico particular y medicinas, tampoco tienen un salario mínimo obligatorio diario, es decir que si no trabajan no llevan dinero a sus hogares, además no pueden darse el lujo de parar las unidades, al menos que sea obligatorio, etapa a la que temen llegar, ya que no tendrían para comer.

Juan Carlos Hernández Cruz, Secretario de la asociación civil “Chóferes unidos”, informó que ha bajado mucho el trabajo, la gente está asustada, no sale a la calle, esperemos que pronto pase el pánico, ha bajado 70% el trabajo, no nos queda más que seguirle buscando, levantaba un promedio de 150 pesos por hora y ahorita una o dos por hora si acaso, a veces damos vueltas y no sale la gente”, explicó.

Hay quienes prefieren no dar vueltas y optan por parar las unidades afuera de la terminal de autobuses, tal es el caso de Rodolfo Arias Ramos, quien intenta reducir los gastos de gasolina para no perder dinero “la verdad esto está bien pelado con esto del coronavirus, no hay nada de trabajo ahorita por el momento, ya ven que suspendieron clases, todas las actividades del palacio y bancos, al no haber movimiento no tenemos chamba nosotros, al no haber movimiento no tenemos chamba nosotros, por lo mismo estamos parados para no gastar gasolina”.

Isidro Rosales también expuso la precaria situación que enfrentan los “ruleteros”, y así lo confesó: “está muy difícil la situación, no hay pasaje y la verdad vamos a sufrir toda la temporada”.

Por ello, los chóferes de la unión “30 de noviembre”, encabezados por Luis Alfonso Reyes Sánchez, lanzó un comunicado donde externa la preocupación por el contacto diario con personas, quienes pudieran ser posibles portadores de cualquier enfermedad, situación que los hace quedar expuestos y sin seguro de gastos médicos, es por eso que piden ayuda a los 3 niveles de Gobierno “propongo ante esta gran medida sanitaria, que se nos considere, y seamos tomados en cuenta como ciudadanos y Mexicanos, les estamos solicitando que se improvise de manera inmediata y emergente, un gran almacén y una bodega con víveres o despensas, para poder sobrevivir a la gran contingencia o crisis del COVID-19, la petición es justa, creemos y confiamos en una respuesta favorable” finalizó.

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

ESPECIALES

Cuilapam y un drástico escenario pandémico

Publicado

el

Por: Roberto POLO

Es la fase dos de la pandemia de Covid-19. Y en Cuilapam de Guerrero, municipio de la región Valles Centrales de Oaxaca, inició con un entorno social normal: calles ataviadas de paseantes, un Ayuntamiento con actividad pausada y un baratillo, su principal atractivo comercial, impávido, alejado de la crisis sanitaria que mantiene en alerta al país.

En diversos municipios de la entidad, los gobiernos han establecido a su población restricciones rigurosas como: no realizar actos masivos, evitar la congregación y, en algunos casos, toques de queda y la prohibición de accesos a personas que no certifiquen no ser portadoras de Coronavirus.

Es mediodía y en Cuilapam se observa el vaivén de mototaxistas, una activa comercialización y el dinamismo de policías que a bordo de patrullas realizan recorridos de seguridad por el casco urbano.

A decir de Toñita, una mujer originaria de Santa Inés del Monte,  que semana a semana vende variadas hortalizas en Cuilapam, la mejor forma de ganarle el paso a la crisis es trabajando, como la hace ella: cosechando y vendiendo a son del incesante calor del sol. Cualquier día, pese a la pandemia, es necesario salir a las calles para llevar el pan a su casa.

Frente a la emergencia que ha generado el COVID-19,  el presidente municipal Diego Moisés Pérez comunicó que su municipio se unió a la campaña “Quédate en Casa”. Y para ello recomendó a la población no salir de casa si no tiene necesidad de hacerlo.

Para comerciantes de El Baratillo, uno de los mercados populares que más ha crecido en los últimos años en los Valles Centrales, restringir sus ventas en las próximas semanas sería una catástrofe, un  duro golpe a su economía, sobre todo para quienes van al día tratando de vender sus productos.

A pesar del auxilio del gobierno municipal, que reforzó las medidas de contención otorgando cubre bocas de manera gratuita al sector comercial, a la vista se asoman decisiones drásticas que en municipios vecinos han establecido para cuidarse. Por ejemplo, en Zimatlán de Álvarez se acordaron medidas que van desde la detención de personas hasta la clausura de establecimientos que incumplan con el cierre temporal. Y la cancelación del tianguis, el cierre de bares, discotecas, balnearios, gimnasios y puntos que aglomere gente. Mientras que en Tlacolula, se suspendió el mercado tradicional de los domingos, así como sus baratillos.

Ante esa situación, se vislumbra un escenario que podría ser caótico para los pequeños comerciantes que en espacios como El Baratillo tienden a pellizcar la prosperidad. Lo cierto, es que a nivel nacional la destrucción de empleos ya es muy alta, sin saber aún cuán larga será la duración de la pandemia. El embate de la crisis económica que se avecina golpeará a todo el país, pero nuevamente serán los más pobres y la clase media los que sufrirán las peores consecuencias.

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

ESPECIALES

“Los que van al día”, la emergencia sanitaria que los tiene al borde de la quiebra en Tuxtepec

Publicado

el

+ Pérdidas entre el 50% y el 70% debido a la escasez de gente en las calles.

Carlos Abad/El Piñero

Tuxtepec, Oaxaca.- Si bien es cierto las medidas que se tomaron desde el Gobierno Federal y replicadas por el Estatal, son correctas y tienen como principal objetivo, salvaguardar la salud de los Mexicanos y, en nuestro caso particular de Oaxaqueños.

Y a los Tuxtepecanos, ante los probables contagios de COVID-19, ¿Quién les garantiza a “los que van al día”, que puedan mantener a sus familias?…No hay gente en las calles, pocos tienen dinero, los bancos adoptaron medidas para disminuir trámites en ventanilla, los centros vacacionales o balnearios de la región están cerrados, las oficinas de los tres niveles de Gobierno redujeron su personal, se pospuso el carnaval y la expo feria, no hay deportistas en las canchas, tampoco clientes en los centros comerciales, ahora también cerraron los cines, por mencionar algunos casos que tienen al borde de la quiebra a una buena parte de la población.

Es la hora de la comida, las mesas están vacías y pese a tener un lugar estratégico en el “corazón” de Tuxtepec, Doña Carmen no tiene clientes y reporta pérdidas del 85% “estamos ubicados frente al registro civil, por el palacio municipal, están bajísimas las ventas, solo tenemos 15% de ventas, está mal la cosa y el palacio está vacío”.

Pablo Domínguez Cruz, es de oficio chofer de taxi, la falta de estudiantes, maestros y gente en las calles lo tiene en la debacle y el patrón no le perdona la cuenta que ronda los 300 pesos: “nosotros como taxistas nos la estamos viendo bastante difícil, ya que la gente que traemos los dos turnos, o los que trabajan en la tarde, está bastante crítica la situación y apenas es la primera semana, está bastante dañada la ciudad, no hay clases, no hay maestros, no hay bailes, no hay conciertos, la unidad deportiva está cerrada, la gente no viene a comprar a la ciudad, por lo mismo que tienen que permanecer en su casa”.

La crisis económica también la sufren los choferes de urbanos, sub urbanos y foráneos, ya que los patrones han tenido que reducir el número de unidades, pues casi todas van semi-vacías, son unas cuantas personas a bordo, solo gastan diésel y dan vueltas sin subir pasajeros.

Qué decir de los choferes de urvans que cubren rutas regionales a Chiltepec, Jacatepec y Valle Nacional, la gente de la ciudad no ha salido a los balnearios, pues todos están cerrados, de la misma forma la sociedad Chinanteca “no baja” a Tuxtepec, por la ola de violencia que aún azota la Ciudad, los ahuyenta, y al igual que taxistas y urbanos, también viajan casi sin usuarios.

La venta de pollo cayó 30% de una semana a la fecha de contingencia sanitaria, así lo estimó Sobeida, comerciante ambulante del centro de Tuxtepec “antes de que empezaran las vacaciones la gente empezó a comprar de 1, 2 o 3 pollos para guardarlo para la semana, las ventas cayeron 30%, primero se vendían 50 y ahorita 30 a 35 pollos” declaró.

El ramo de las carnes frías también “está por los suelos”, Raúl García Cruz, dueño de una carnicería lo simplificó “nosotros vendemos res, cerdo y salchichonerías, hemos visto una baja del 50% al 75% en ventas, las calles están vacías, casi no hay gente en las calle, nosotros dependemos de este negocio aproximadamente 7 personas”.

En el parque Juárez o zócalo de la ciudad, prácticamente no camina nadie, tampoco hay actividades culturales en el foro; “la barca” catedral está vacía, el tercer Obispo Monseñor José Alberto González Juárez suspendió las misas tras el llamado del episcopado Mexicano de guardar la “sana distancia”, y pedir a fieles católicos no asistir en masa; solo nos encontramos a una persona rezando, pues los creyentes buscan no aglomerarse, ni provocar tumultos.

Don José óscar Juárez García tiene más de 15 años que se dedica a freír papas, hacer palomitas de maíz y chicharrones, entre otros productos considerados frituras, que si bien es cierto representan un alimento, no son de primera necesidad, sino más bien un antojo y esa clasificación lo ha llevado a tener pérdidas del 70% “actualmente estamos vendiendo un 30% de lo que vendíamos, y para nosotros si es grave porque pagamos renta, salarios, más aumenta la preocupación porque esto se va a parar totalmente, de este negocio dependemos 5 personas”.

Si hablamos de la clase empresarial que movía la economía de Tuxtepec de lunes a viernes por viajes de negocios, la ocupación hotelera cayó 80% reportó el Presidente de la asociación de hoteles y moteles Rodolfo Cruz Arroniz “nos están cancelando habitaciones, estamos trabajando de un 20% a 30%, de mil 500 habitaciones que tenemos entre hoteles y moteles, estamos trabajando con 300 habitaciones, está la situación es drástica con el 70% de pérdidas” refirió.

Toño vende solo el 20% de todos sus elotes y esquites, para este vendedor ambulante además de la emergencia sanitaria por coronavirus, la violencia acabó con su venta nocturna, ya que casi no hay nadie caminando en la calle, sus ventas están por los suelos “la verdad de por si casi no hay ventas, no sé si tenga que ver con lo de la enfermedad o lo de la violencia que hemos estado viviendo de hace años” pero por el coronavirus ya bajó la venta, yo vendía 10 elotes y unos 10 esquites, y por ejemplo ahorita son 8:30 de la noche y he vendido 1 elote y 3 esquites, no ha habido casi nada de ventas, ya llevo casi dos semanas así, las pérdidas son del 80%”.

Finalmente los que trabajan de lustrar calzado, esos que necesitan que los zapatos se desgasten en su color para poder bolear y cobrar 20 pesos por cada par al que se da brillo o grasa, hoy no es necesidad gastar en eso, pues la gente piensa más en comprar productos de la canasta básica y medicinas, cubre bocas y gel anti bacterial, ellos reportan pérdidas del 50% de sus ingresos.

Queda demostrado que “el día a día” provoca que no todos puedan parar y darse el lujo de no salir a trabajar, ya que si no lo hacen, no habrá remuneración de por medio y tampoco sustento para sus familias, ¿A todos ellos quien los va a ayudar mientras dure la emergencia sanitaria o una vez que se levante la sana distancia y en su momento la cuarentena de ser necesario?e

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

Populares