Conéctate con nosotros

Publicado

el

Yolanda Portugal |El Piñero

Loma Bonita, Oaxaca.- El Piñero Periodismo y Debate les presenta el proceso para hacer unos deliciosos tamales de elote y bollitos, un símbolo de la comida Lomabonitense.

Loma Bonita cuenta con  las bondades de sus tierras, donde las milpas crecen y nos dan el grano más importante para la gastronomía mexicana, el maíz, el cual en su multifacético uso sirve para la creación de estos exquisitos tamales.

El primer paso es cortar  o comprar los elotes, en un punto intermedio entre estar tiernos y macizos, posteriormente con un cuchillo bien afilado se le quita el ‘rabo’ y así lograr comenzar a sacar la hoja, la cual será utilizada en el proceso de envolver que casi es al final.

Se sacan las hojas que estén más grandes, se colocan en las rodillas y ahí se empatan con otra para obtener la forma adecuada para la envoltura.

Las hojas que están más cerca de los granos de maíz ya no funcionan ya que están delgadas  y pequeñas pero sin embargo se deben retirar para así dejar limpio el elote, tanto de hoja como de los cabellos.

Se procede al raspado, para poder separar los granos del ‘olote’, y así estar más cerca de los ricos tamales.

Tras el desgranado, algunas familias, agregan panela/piloncillo para que se vaya creando la sazón,

Se llega, tal vez, al  momento más pesado de la receta, moler los granos, en el presente, existen diferentes opciones para realizar la molienda, recordemos que los habitantes de Mesoamérica utilizaban el metate, al paso de los años  se crearon los molinos de mesa, los molinos de motor, en esta ocasión,  se optó por la utilización de dos molinos de mesa, los cuales reciben la energía de los brazos de las personas.

El molino se arma y se coloca en una mesa o superficie suficientemente sólida para soportar la molienda, así mismo en el suelo se coloca un recipiente que  recibirá el líquido que saldrá de la trituración del grado y que también es usado en la preparación final.

Es importante saber que el molino debe estar a la presión exacta, sino la masa saldrá demasiado entera y no funcionara.

Durante la molienda la familia coloca olotes en los recipientes y así evitar que se amargue, un conocimiento de la cocina que se hereda de generación en generación.

Al terminar la molienda comienza la preparación, donde la receta varia por gusto y por familias,  en esta ocasión fue utilizado, aceite /manteca, sal, azúcar, leche condensada, mantequilla, y la ‘leche’ de los granos; otras familias añaden nata o leche en polvo para lograr una mejor consistencia, todo se bate por varios minutos hasta obtener una uniformidad y pasar  a envolverlos.

A la par de la preparación de la masa se  hace el ‘chile’, una salsa de chiles secos sazonada con ajo y cebolla, que será posteriormente molida,  el tamal lleva carne hervida de su preferencia, tradicionalmente podemos decir que se usa cerdo pero hay variaciones con pollo.

Para preparar los tamales se coloca sobre las hojas del elote,  una medida  de masa, la carne, salsa y una rama de epazote para exaltar los sabores, y son amarrados con una ‘pita’, los tamales que son hechos para la venta alcanza casi  los  250 gramos y un precio de entre 30 y 40 pesos.

Los bollitos solo llevan la masa, por lo que su sabor final será más dulce. Algunos hogares pueden añadir pasas o nueces, para obtener otro tipo de sabores y las hojas solo se doblan.

Tras la envoltura se pasa al acomodo en una vaporera, antes, se usaban ollas, donde se realizaba una cama con palitos, hoy la vaporera hace más rápido el acomodo, y como es sabido van cocidos al vapor y en su mayoría a la leña.

La cocción varía dependiendo el número de tamales y bollitos que se preparen.

Un agradecimiento a la familia Laureano Pérez por dejar grabar el proceso, donde se utilizó 317 elotes.

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

ESPECIALES

La breve historia de Beto, Pablo y Lalo, los niños “clavadistas saca monedas” del Río Papaloapan en Tuxtepec

Publicado

el

• Todos los días arriesgan sus vidas por unos pesos, que les arroja la gente desde el malecón Paso Real”.

Carlos Abad/El Piñero

¿Y qué políticas públicas implementa el Gobierno Municipal de Tuxtepec para sacar a los niños de la pobreza extrema en que se encuentran?. Tal vez el presidente municipal Fernando Bautista Dávila no sepa que tres infantes arriesgan sus vidas en el Río Papaloapan por unas cuantas monedas para ganarse la vida, y eso que dice conocer a toda su gente; por eso hoy te mostramos la historia de Beto, Pablo y Eduardo, todos de 11 años de edad, los niños “clavadistas” o “saca monedas” del malecón Paso Real.

Los tres amigos se conocieron en un equipo de fútbol de la colonia “el sureste primera etapa”, una de las más marginadas del municipio de Tuxtepec, todos los días viajan algunos kilómetros desde su casa para llegar al Río Papalopan, aguas que se han convertido en su centro de trabajo y sustento para sus respectivas familias.

De 9 de la mañana a 4 de la tarde, con ganancias de aproximadamente 40 pesos cada uno, que las utilizan para comer, comprar dulces y apoyar a sus papás, porque esas monedas que sacan del agua no les alcanzan para comprar juguetes.

Pablo, por ejemplo, es el más “llevadero”, el que tiene mayor facilidad para convencer a la gente que les tire monedas desde las escaleras o desde lo alto del malecón (…) su mayor pasatiempo es nadar, ya que su familia no tiene dinero ni para comprarle una televisión y ver caricaturas como él mismo lo cuenta:
-¿Qué tiempo llevas viniendo al Río Papaloapan
-3 meses
¿Cuánto sacas al día?
-50 pesos

  • ¿Desde qué edad sabes nadar?
    -desde los 9
  • ¿No te da miedo por la corriente?
    -No
  • ¿Tienes miedo a que te pase algo?
    -No
    -¿Juegas fútbol o prácticas alguna otra actividad?
  • A veces vamos al campo allá por el tec”
    -¿Tienes juguetes en tu casa?
    -un avión y un carro
    -¿Qué caricaturas te gustan más?
  • No tengo tele, no veo caricaturas.

Mientras tanto Beto dice que se lleva a su hogar de 20 a 40 pesos por todos los clavados que se echa en las siete horas que pasa nadando }
-¿Cuánto te llevas al día?
-20, 30 o 40.

En el caso de Eduardo, él dice que le encanta que la gente le tire monedas para que él las pueda sacar del fondo del Río Papaloapan.
¿De cuánto te tiran?
-A veces de 10 o 5
-¿No tienes miedo a que te pase algo malo por la corriente?
-No
-¿Desde cuándo sabes nadar?
-Desde hace un año”.

Para ellos, es mayor la necesidad de obtener monedas, que el hecho de saber que se avientan clavados a unos metros de una de las salidas del drenaje del centro de Tuxtepec en el contaminado Río Papaloapan; entre cada clavado juegan y hacen bromas, mientras unos piden monedas, otros se echan clavados y después cambian posiciones, ya que solo hay un visor disponible, mismo que les prestan los trabajadores de la lancha.

Pese al desagradable escenario que exhibe el Río Papaloapan, estos tres niños se han convertido en la nueva atracción del “malecón paso real”, pues desde las alturas a diario se acercan decenas de personas para arrojarles monedas.

Y al entrevistar a la concurrencia, esto es lo que manifiesta:
-¿Cómo ve a estos niños como en el malecón de Veracruz?
-Pues la verdad yo creo que tienen que ganarse la vida de una u otra manera, pero es un riesgo que hacen ellos para quererse ganar unas monedas para llevar a su casa.

  • ¿Se imaginaba ver esto en el Río Papaloapan?
    -No y mucho menos en el Río Papaloapan que debemos de cuidarlo, porque está algo contaminado.

Pablito, Lalo y Beto sueñan con conocer el mar, y su sueño será cumplido en unos días por Hugolino Bautista, dueño de la embarcación “Claudia Ofelia”, quien les comentó que en el puerto de Veracruz hay personas que se avientan desde el malecón también por unas monedas, así que ellos desean aventarse al agua salada y saber que se siente nadar entre olas.

Seguramente al ver este video, no faltará el político que se dice “ del lado de la gente”, el mismo que se reeligió “Tres años más” y que buscará ganarse unos likes tomándose la foto con “los niños clavadistas saca monedas del Río Papaloapan”.

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

General

Aleida Ruíz, la joven Oaxaqueña que a través del ballet ayuda a reclusas y sus hijos, también a niños con cáncer

Publicado

el

• Fue ganadora del premio estatal de la juventud en 2017.

Carlos Abad/El Piñero

Apenas a sus 14 años de edad, Aleida Ruíz Sosa se ha ganado el cariño y la admiración, no sólo de los Oaxaqueños, ni del resto del país, también a nivel internacional, porque a través de la práctica del ballet clásico desarrolló talleres enfocados a las mujeres reclusas y sus hijos en el penal de Tanivet, y otros enfocados a los niños con cáncer.

Además Aleida realiza una colección de cuentos llamada “arcoiris”, dónde expone temas relacionados con la violencia contra las mujeres, máxime que Oaxaca es uno de los estados, que cuenta con varios municipios con alerta de género.

Por si fuera poco ella busca emprender un taller a futuro, el cual rompa con el tabú que tienen algunos niños para no practicar ballet.

Aleida Ruíz Sosa tiene en su currículum:

• Ganadora del Premio Estatal de la Juventud 2017 en Oaxaca.

• Galardón de Oro al Mérito Cultural “José Vasconcelos 2018”.

  • Reconocimiento por parte de la Comisión Iberoamericana de Derechos Humanos del Estado de Oaxaca en 2019.

• Aceptada por varios programas dos años consecutivos 2015 y 2016 como: NYC, Youth Ballet Intensive, Joffrey Miami, Joffrey South Jazz Intensive, entre otros.

• Aceptada en el programa de Verano 14+ 2017 y 2018 en el Bolshoi en Moscú, Rusia.

• Beca de 100% para el Conservatorio de Danza Profesional 2019 en Madrid, España.

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

ESPECIALES

Conoce a los abuelitos que dos candidatos de Tuxtepec les prometieron construir una casa; los engañaron

Publicado

el

• La casa de Don Hilario y Doña Bertha, es de láminas y cimientos de madera podridas.

Carlos Abad| El Piñero

Tuxtepec, Oaxaca.- Hace cuatro años, una pareja de la tercera fue visitada por Fernando Bautista Dávila,  entonces candidato del Partido del Trabajo (PT) a la presidencia municipal de Tuxtepec, quien le regaló una gorra con las siglas del partido y un calendario con su rostro sonriente.Y aquella ocasión, le prometió que de ser presidente la vida del señor de 85 años cambiaría al instante, pues tendría una vivienda digna en la calle “Agustín Melgar” de la Colonia “El Mirador”.

Hoy en día con ese mismo almanaque, Don Hilario Medina Blanco cuenta los días para que por fin lleguen a su hogar las láminas, el piso y el techo firme, que impidan que la lluvia, el sol, el ruido y hasta el frío entren por su vivienda que él mismo construyó hace 30 años y que apenas se puede sostener, misma que está a punto de caerse con el próximo viento fuerte que azote a su puerta, pues todas sus láminas están podridas.

En pleno 2020 con un Gobierno Municipal #DelLadoDeLaGente, la casa de Don Hilario no tiene ventanas, en su interior apenas se puede caminar dentro de ella, pues hay que agacharse para ir de la cocina a la sala, no hay paredes de concreto y por si fuera poco el piso es de tierra, en pocas palabras es indigna para dos “abuelitos” que están en la recta final de sus vidas.

Don Hilario señala que cuando Fernando Bautista Dávila anunció la puesta en marcha del Instituto Municipal de Vivienda y puso a Marcos Bravo como su director, de inmediato acudió para recordarle al ex candidato a la diputación local, que él también pasó a su casa a pedir su voto de confianza y le prometió construir una vivienda.

“Que nos iba a echar la ayuda con las cosas de la lámina, pero no ha habido nada, a ese Marcos yo lo he ido a ver y no más me dicen ¡voy a mandar a la gente! Y nunca nadie llega, nada más prometen, pero no cumplen” dijo don Hilario.

Agregó “mi casa es de lámina ya jodida, podrida y por eso pido, como la voy a tener sino tengo dinero, no tengo nada, soy pobrecito, nosotros somos 300 gentes en el mirador y todos votamos por él, cuando él agarró el puesto en Tuxtepec, Dávila, quiero que me cumplas con lo que me prometiste, arreglar mi casa, láminas, montenes y no me han dado nada”.

Ella es Bertha Hernández Guzmán, tiene 72 años y desde hace 30 años vive con Don Hilario, la señora contempla que el edil pasará nuevamente a su casa a pedir su anuencia, ahora para ser diputado federal y es probable que les haga las mismas promesas que no ha cumplido en los últimos cuatro años “Presidente Dávila, usted me prometió hacer la casa”.

Doña Bertha y Don Hilario viven en pobreza extrema y con un alto rezago social, y son apoyados únicamente con la pensión para el bienestar de los adultos mayores que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador les otorga a quienes tienen 65 años o más, “pues Obrador es el que nos ayuda con la pensión, no más él nos ayuda”.

Comentarios

Comentarios

Continuar leyendo

Populares